Tuesday, November 18, 2008

COSAS DE POCA PATRIA

Ustedes saben que me importa poco la política partidista de PR. Pero esto si que es actuar de mala fe y querer envenenar las aguas. El saliente, y acusado de corrupción, Gobernador de Puerto Rico Sr. Aníbal Acevedo Vilá ha escrito una carta a todos los miembros del Congreso de los Estados Unidos advirtiéndoles de manera preventiva que su derrota electoral "no representa un voto a favor de que Puerto Rico se convierta en el estado 51 de la Unión”.

Imagínense a Bush escribiendo una carta a los G-7 o al gobierno de Irak diciéndoles "no se crean que el pueblo americano votó por un cambio, no le hagan caso a nada que Obama tenga que decir". Con este pataleo el gobernador Acevedo Vilá ha demostrado su falta de respeto y poca clase al pueblo elector y al proceso democrático puertorriqueño.

Dice que, “la discusión del estatus político de Puerto Rico estuvo ausente en la campaña”. ¿Pero quien fue quien declaró que estas elecciones eran una defensa de la "soberanía"? ¿Quien fue quien "se echó al bolsillo" la asamblea general de su partido de manera Leninista y se declaró "soberanista"?

Por supuesto que esto no fue un referéndum sobre el status, y cierto que “la estadidad nunca ha ganado en ningún plebiscito o referéndum de estatus”. Nadie ha dicho lo contrario. Pero es innegable que la ascendencia “a favor de” y “en defensa de” una unión permanente con los Estados Unidos ha quedado demostrada desde los últimos cuarenta años.

En la carta el gobernador también menciona otra enviada al Presidente Electo Obama reiterando su compromiso con “un proceso de autodeterminación para la isla por medio de una asamblea constitucional de estatus o un plebiscito.” ¿Bajo que autoridad una persona que ya ni ocupa la presidencia de su partido hace tal compromiso?

Mientras tanto, bajo la gobernación de este gran defensor de la "soberanía" de Puerto Rico, el patrimonio histórico puertorriqueño corre el riego de perderse mientras se pudre por falta de mantenimiento del Archivo General de Puerto Rico.

Con el contenido y envío de esta carta, junto con la manera de su actuar político de intromisión directa en el proceso de transición del nuevo gobierno, el Gobernador Acevedo Vilá se parece cada vez más a Daniel Ortega, a Fidel y a Chávez con sus ínfulas de dictadorzuelo. Como dicen en Castilla la Vieja, "good riddance" ("el que se va no hace falta"). Pero lo que mete miedo es, ¿y si se hubiera quedado?

Ya esto se parece a las películas de monstruos donde a pesar de que los matan una y otra vez vuelven a revivir. Con su discurso seudo-separatista y su conducta pública quien más le metió miedo al pueblo fue usted Sr. Gobernador. Su actual conducta solo confirma que el pueblo tenía razón en confiar en sus propios instintos al rechazar a un hombre que desde el comienzo de su administración amenazó con gobernar por decreto.

1 comment:

Javier A. said...

La predecible tendencia egocentrista del político que se autodenomina representante o portavoz de todo un pueblo arruina el capitalismo y la democracia. Obama sufre del mismo mal.