Sunday, October 23, 2011

La muerte de Gadafi, raras reacciones

Nadie llora la muerte de Gadafi en los Estados Unidos, excepto tal vez el ministro Louis Farrakan, amigo del muerto. Pero si han dado interesante reacciones.

“Llegamos, vimos, y murió” dijo la secretaria de estado Hillary Clinton, mientras reía con un periodista.

“Podemos decir definitivamente que el régimen de Gadafi ha llegado a su fín…hemos logrado nuestros objetivos” dijo el Presidente Obama.

El Vice Presidente Biden describió el modelo de acción militar como “la receta” del futuro. "En este caso, América gastó [solo] $2 billones y no perdió ni una sola vida. Esto es algo de la receta para mejor tratar con el mundo según seguiremos hacia adelante.”

Contestando a preguntas sobre si la misma estratégia en Libya podría ser utilizada en Syria el ex-comandante de la OTAN y otrora candidato presidencial por el Partido Demócrata Wesley Clark, respondió, "Pudiera ser." Añadió a la CNN que en cada país el método será diferente, “Syria va a ser distinto a Lybia, pero se ha demostrado que la OTAN es capaz de un esfuerzo sostenido”.

El presidente del Comité de Relaciones Exteriores, el senador Demócrata John Kerry, aliado cercano al Presidente Obama, dijo que los Estados Unidos, “han demostrado un liderato claro, paciente y de visión, empujando a la comunidad internacional a la acción.”

¿Que tienen en común estas declaraciones de estos líderes norteamericanos? Primero que nada, que provienen de altos miembros del Partido Demócrata y segundo que todos expresaban oposición a la política de “cambio de regimen” en Irak bajo el presidente Bush (la cual en realidad fue originaria del presidente Clinton), y oposición a intervenir para crear democracias en paises bajo tiranías.

En la prensa y medios norteamericanos, estas discrepancias no son los titulares del momento. Pero en el ámbito del mundo cibernético, los blogs y los programas de radio la perplejidad y el disgusto no deja de notarse entre aquellos que votaron por Obama esperando la llegada una nueva Pax Americana. Tal vez los leales seguidores del Partido Demócrata han de hacerse de la vista larga, pero entre los llamados “independientes” estas posturas de seguro han de roer aún más la amplitud del voto que hizo posible la elección de Obama la primera vez.

Pero algo que no menciona el presidente Biden (ni tampoco la prensa norteamericana) en su celebratoria aclaración de que no se “perdió ni una sola vida”, es decir norteamericana, es que el declarado propósito de toda la operación según el mandato de la ONU era salvar vidas, no la derrocación de un líder extranjero.

Los idealistas (diplomacia ahora, diplomacia siempre, violencia nunca) de ayer en relaciones exteriores son ahora los Rambo del futuro. Siempre y cuando sean otros los que mueran y al final se pueda decir no se “perdió ni una sola vida”, es decir norteamericana, ni sus votos, “la receta para mejor tratar con el mundo” ya ha sido aprobada.

¿Cual es, cual será al fin y al cabo la reacción popular en Estados Unidos y su possible impacto en las elecciones del 2012? Al juzgar por la reacción a largo plazo sobre la muerte de Osama bin Laden parece que la memoria pública no es muy duradera, pués los números de Obama siguen bajando.

Una cosa si llama a nuestra atención, la falta de seguimiento en los medios de la posible violación a la constitución por parte del Presidente Obama. Solo el congreso puede declarar guerra, cualquier otro tipo de intervención el presidente puede iniciar pero no sin periódicos reportes al congreso, y no sin la renovación de su aprobación inicial. Obama violó esos requerimientos con Lybia.

Pero tal vez las reacciones más indicativas del impacto de la intervención en Lybia en la política doméstica de los EU han sido las del Presidente Obama mismo y la de la cadena de noticias NBC. Tal vez como manera de apaciguar el descontento de su base electoral al día siguiente de la muerte de Gadafi anuncia Obama la salida final de Iraq de “todas” las tropas de EU y distrae la atención sobre toda crítica sobre Lybia. Pero tomar crédito por el regreso de las tropas fue un poco demasiado aún para la cadena NBC, la cual notó, “La salida de América para fines del 2011 fue sellada en un trato entre los dos paises cuando George W. Bush era presidente.”

http://www.msnbc.msn.com/id/44990594/ns/world_news-mideast_n_africa/

Tuesday, September 13, 2011

La democracia no es buenas intenciones solamente, Sr. Allende (post mortem)















Los ignorantes (o sea, que no saben, no que sean brutos) y la gente de buena fe y aún los que defienden a personajes como Allende confunden moralidad con historia.

Y no se dan cuenta que ellos mismos bajo un régimen como el de Allende, Chavez o Fidel a la larga  terminan
en la lista de sus enemigos. Son gente de buenas intenciones y piensan en grandes ideales, "democracia", "igualdad", etc., pero no son prácticos y no pueden ver como esos mismos lideres que admiran usan la democracia para destruir la democracia, la libertad para acabar con la libertad.

Por eso no pueden distinguir entre una dictadura motivada por necesidad histórica y una dictadura motivada por ambición personal al poder por el poder mismo.

Fue la izquierda misma, como en otras ocasiones historicas ha ocurrido, la que motivó y provocó el derrocamiento de Allende con su insistencia en violar y atropellar la constitución democrática misma que tanto sus defensores dicen que amaba por haber sido democraticamente electo.

A Allende le importó un bledo la democracia cuando por voto de 81 a 47 el congreso, los representantes tambien electos por el pueblo, condenó las violaciones constitucionales de Allende y demandó que cesara de inmediato en esas violaciones. No lo hizo. En 1973 la Corte Suprema de Chile denunció la destrucción de la legalidad gubernamental, de la separación de poderes, por parte de Allende al no obedecer y sostener las decisiones judiciales de la Corte Suprema.

Allende volvió a hacer caso omiso a la separación de poderes cuando insistió en 1973 en hacer un plebiscito por fuera de la constitución para pasarle por encima a las ramas judiciales y legislativas y sus demandas constitucionales y atrincherarse en el poder y seguir gobernando por decreto. En otras palabras, Allende era otro Zelaya, bajo la influencia de Fidel y la KGB.

Pero los que tanto cacarean de que Allende fue democraticamente electo, no quieren ver esto, como si haberlo sido era licencia para acabar con la democracia en Chile. Esta historia es irrefutable, y el que no pueda entenderlo es por obstinancia, o no puede ver lo que ha sucedido en Venezuela, o es que simpatiza con esos tipos de "democracia".

La democracia no es buenas intenciones solamente, sino el respeto a sus instituciones.

Allende vino y se fue, Pinochet vino y se fue.  Apoyada moralmente por la academia y por las mismas gentes que aman gobernantes electos democráticamente, todavia tenemos en Cuba la única y verdadera, y más larga dictadura militar de todos los tiempos en este hemisferio.