Friday, June 24, 2016

Los viejos paradigmas no pueden explicar Brexit.

-->El primer golpe a la Union Europea fue en el 2005 cuando los franceses, seguidos por los holandeses rechazaron la adopcion de una “Constitucion Europea”. Con tanta experiencia historica y con tantas luminarias en el campo del derecho, resulta sorprendente el que se hayan sorprendido los autores de ese esfuerzo de los resultados de esa votacion.  Las constituciones sin constituyentes constituyen nada. Ahora hay muchos que actuan sorprendidos sobre los resultados del referendum en Inglaterra.

Cuando las elites nacionales manipulan masas migratorias para reemplazar sus fuerzas laborales nativas con el pretexto de un progresismo democratico, con una retorica de derechos humanos, de derechos civiles, retoricas ya apropiadas por ellos mismos para esa manipulacion (aquellos que una vez fueron una amenaza hoy dia son sus iconos—Mandela, MLK—los cuales funcionan como macanas para golpear y "shame" con complejo de culpa a quien no se alinie), las acusaciones de racismo, xenofobia o clase se quedan cortas para explicar una complejidad como la actual.

Preguntenle a Gadaffi, a Assad, a Milasovic lo que te puede pasar cuando no te alineas con el globalismo. No es que estos fueran monaguillos en el templo de la pulcritud humanista. Pero no aprendieron de los Castros. Lo importante es “play ball” chicos. O te alineas o te alineamos. Olvidense de las formas de la democracias.  Lo que hace falta es mano de obra barata, disponible, “shovel ready”. No podemos mantener a nuestra clase media artificialmente creada sin una clase trabajora que de verdad doble el lomo.  “Cuba is open for business, and business is good.”

El neoliberalismo, como se entiende comumente tampoco lo explica todo, y es para mi solo una explicacion mas, y casi mas una racionalizacion para explicar con una etiqueta algo mas complejo. Algo casi como para tapar mas el fracaso de politicas de corte remendonas como la social-democracia, el estatismo, el centralismo gubernamentalista, el “crony capitalismo” y el populismo izquierdoso que los fundamentos del libre mercado y el liberalismo en si. 

El paradigma binario izquierda-derecha no lo explica todo tampoco. Ahora la izquierda es la derecha y la derecha es la izquierda. El anti-establishment es hoy el establishment. Lo que queda de sus antiguas y serias formas y teorias es un izquierdismo "pop" por una parte, y por la "derecha" como tal, la cual no tiene ni forma ni contenido, excepto el de una reaccion contra el "multiculturalismo” ideologico que es mas basado en sentido comun que en postulados “derechistas” lo que hay es deforme.

Quedan caricaturas si, en ambos campos, como las que vimos en el Capitolio de los EEUU esta semana en un llamado “sit-in” rodeado de un abundante buffet de comidas a seleccionar y transmitido al mundo a traves de I-phones, o como las de los “cabeza raspadas” de “derecha” en Europa.

Pero en general, el grueso de las gentes esta en el medio, en un “no man’s land” no-ideologico donde con un dedo se pueden comunicar con cualquier persona en el mundo, leer cualquier fuente de noticia en el planeta, comprar un boleto de linea aerea a precios populares o enterarse de lo que “la prensa” de su pais escoge no reportar.

Lo que Marx exhorto, “Prolatarios del mundo, unios” se convirtio en la realidad de que los que se unieron fueron los capitalistas y sus financieros trans-fronteras. Una invencion con la cual no contaba Marx y la cual contribuyo, ironicamente, a mas acceso al capitalismo y a sus derivados fue el Internet, y su genio embotellado el “microchip”. Ambos productos no resultaron de economias planificadas desde un estado central sino desde la democracia del mercado libre.  La realidad de la cultura material y politica es otra a la de Marx.

Lo que queda hoy de los socialismos del pasado son fragmentos de una explosion, flotando incoherentemente en el espacio contemporaneo: Cuba, Venezuela, Corea del Norte. Queda la retorica izquierdosa, populista, como instrumento de nuevas elites. Y queda una izquierda academica la cual a veces demuestra un despecho y condescendencia hacia la clase trabajadora cuando esta no le hace caso a sus postulados y la rechaza como luz y norte politico.

“Las masas” que disfrutan de los inventos del capitalismo tambien aprendieron a invertir en el: a jugar la bolsa de valores, a establecer sus propios negocios “.com”, a diversificar sus fondos de retiro. Hoy la mitad del mundo tiene a la otra mitad agarrada por el rabo, y nadie quiere ser el primero en soltarse. Excepto tal vez hoy Inglaterra.

Tenemos ya, por ejemplo, en EEUU toda una clase indigente permanente que no trabaja, una clase media creada artificialmente sobre las espaldas de la real clase media y “clase trabajadora” que devienen ingresos reales y pagan cada vez mas y mas impuestos, a la vez disminuyendo su poder adquisitivo real. De esa clase dependiente es que viven los politiqueros, usando la retorica “izquierodosa-populista” de los 60s para canjear con ellos el estado de beneficiencia a traves de la unica moneda que tienen: su voto. En Inglaterra y otros paises de Europa ese fenomeno ha alcanzado niveles de crisis. En EEUU no existe en la practica una clase trabajadora vs. una clase media. Existen los que trabajan y los que no trabajan.

Por ello acusaciones de racismo y xenofobia suenan como perros que ladran pero no muerden para quienes compartieron de la misma mesa ideologica un mismo pan y hoy le reprochan sus decisiones. Desde un presidente negro rodeado de “crony capitalists” presidiendo con poblaciones negras como las de Chicago, Detroit, Baltimore en plantaciones de estados de beneficiencia y donde mueren mas en un fin de semana que en Iraq o Afganistan, o una Inglaterra o Belgica donde vecindarios enteros viven del mismo sistema, la acusacion de racismo es ya trillada, una moneda gastada. 

Pero eso esto de Inglaterra es algo mas que todos esos paradigmas pueden explicar. Aqui hay un movimiento serio (y lo vamos a ver en otras partes de Europa y del mundo) contra el globalismo como ideologia de una nueva elite mundial, que no es lo mismo que decir el fenomeno real de la globalizacion, la cual por otra parte ha sacado de la pobreza a muchos paises, e ironicamente ha internacionalizado mas a los trabajadores del mundo que cualquier partido comunista.

Por eso no podemos por una parte criticar al globalismo como ideologia, y a la globalizacion como su consecuencia y la misma vez recriminar a las “clases trabajadoras” de Ingleterra su decision de salir de un esquema que va contra sus verdaderos intereses.

Para mi el termino neoliberalismo se queda corto a no ser que incluya un sentido de lo que en realidad me parece mas verdadero, un neo-colonialismo sin fronteras, ironicamente promovido por quienes mas critican al neoliberalismo desde afuera pero son parte de el. En especial me refiero al politico populista.

La decision de Inglaterra es un golpe para los George Soros y las Hillary de este mundo y para la gente que se reunen en Davos a repartirse el bacalao para ver como crean un proletariado sin fronteras.  Y por otra parte explica el atractivo de Bernie Sanders y Trump en EEUU. Ambos recogieron las voces del descontento con los “establishments” de ambos partidos. Desafortunadamente, Bernie, en ultima instancia se alineo con la linea de partido y no supo detectar la linea del descontento de corte nacional de la clase trabajadora nativa y adopta por disciplina de partido apoyar a una candidata que es el mayor ejemplo del globalismo como corrupcion de la politica a nivel nacional y de la ofuscacion de la llamada izquierda una vez que su campaña (al igual que la de Obama) ha recibido fondos de paises donde la misogenia es ley, donde no hay derechos laborales y donde la homosexualidad es un delito de pena de muerte.